Para que una empresa funcione es fundamental que su comunicación interna esté bien trabajada. Es por ese motivo que las grandes empresas cada vez trabajan más ese aspecto para que, el equipo humano que sostiene su negocio, se sienta valorado y en un ambiente positivo en el que puedan desarrollar su potencial y se alcancen los objetivos..

Es en este momento, cuando las empresas empiezan a comprender que deben informar a sus empleados sobre la estrategia que se está siguiendo, los resultados obtenidos, etc. que desde el departamento de RRHH se debe tomar el control de la situación y ayudar en la gestión de esta comunicación ya sea directa o indirectamente.

La comunicación interna, herramienta de poder para el profesional de RRHH

La clave para poder tener éxito en nuestra comunicación interna es tener una base sólida en la planificación académica comunicacional, que va vinculada a las herramientas que estemos usando en ese momento para comunicarnos con los trabajadores de la empresa (acciones grupales. medios internos, formaciones internas), aunque estos deben complementarse con otros aspectos para garantizar su éxito.

Por ese motivo, y con el objetivo de que podáis aportar más a vuestras empresas, os aconsejamos que sigáis las siguientes recomendaciones:
Crea un mensaje simple, pero con gran significado.

El mensaje tiene que ser fácil de entender, de asimilar e inspirador. Debemos dejar claro que tenemos los objetivos muy claros y que sabemos el camino para conseguirlos. Nuestro mensaje debe ser corto y directo.

Cuéntalo como una historia.

Durante el día viene y va mucha información a nuestras cabezas, y sólo nos quedamos con aquella que para nosotros tiene un valor añadido o que la relacionamos con cualquier cosa que realmente nos interese. Es por este motivo que es necesario que hagamos una historia de nuestro discurso, relacionándolo incluso con alguna historia divertida, para conseguir que el mensaje llegue más.

Estructura los mensajes.

El efecto sándwich. ¿No lo conocéis? Cualquier mensaje siempre debe empezar con un mensaje positivo que se gane la atención de los oyentes. Seguidamente debemos complementarlo de un toque de atención o algún error que se puede cometer, provocando que se activen sus sistemas de defensa. Pero para finalizar lo debemos hacer con un mensaje positivo, que ayude a afrontar el objetivo con entusiasmo.

Amplía los enfoques para que la gente se sienta involucrada.

Tenemos que involucrar al equipo. Se tiene que hacer de forma jerárquica, empezando por los directivos y terminando con los colaboradores para que el hecho de transmitir el mensaje sea creíble y que llegue a todo el mundo.

No desaparezcas.

Si nos esforzamos en preparar todos los puntos anteriores y luego desaparecemos, será como no haber hecho nada. Ya que hemos conseguido que la gente se sienta identificada y que compartan el mismo objetivo común, debemos seguir generando compromiso.

En definitiva, la comunicación interna de las empresas y el departamento de los RRHH son dos partes muy importantes de las empresas que cada vez tienen más importancia, y que también juegan su papel en la organización y consecución de objetivos de la empresa.